PRÓLOGO
El hombre que come pianos
Ángel Idígoras y Kayto