PRÓLOGO
La magia promocional
Carlos Vaquera

¡No le falta nada a este hombre!

Carlos es la elegancia andante. Pero no solo la elegancia gestual, sino también la elegancia intelectual. He asistido, a lo largo de los años, al desarrollo como artista de Carlos. He visto, año a año, cómo crecía mágicamente, cómo crecía mágicamente, cómo desarrollaba su propia naturalidad escénica, cómo ahondaba en su conocimiento de este nuestro Arte que Carlos tanto ama.

Y esa es la clave, creo: su amor, su pasión por la Magia. Cada año, nuestra cita en Las Jornadas de Cartomagia de El Escorial nos han unido en la común pasión. Allí, Carlos, delante de un grupo de seleccionados artistas (algunos de ellos entre los más conocedores del mundo) nos ha deslumbrado con su magia, su conocimiento y lo más importante, su persona y su humanidad.

Así que Carlos reúne conocimiento, elegancia, técnica, brillantez, gestualidad y humanidad. ¡Lo tiene todo este hombre!

(Aunque, debe reconocerlo, no sea tan guapo como yo.)

Juan Tamariz
Septiembre de 1999
Entre La Rioja y Coimbra.