PRÓLOGO
La buena magia
Darwin Ortiz