PRÓLOGO
Magos, niños y otros misterios
Carlos Adriano

Cinco amigos, un prólogo

Haciendo alusión a la frase argentina ¡Qué bueno que viniste! Eso es lo que le puedo decir yo a Carlos Adriano ¡Qué bueno que viniste y te conocí! Pues es de esas personas, que desde que le conoces, te da un feeling positivo, por su actitud con la vida y por sus palabras siempre oportunas y alentadoras.

La primera vez que leí algo de Carlos Adriano, fue sobre la bolsa de cambio, ese objeto que solo un mago sabe qué es y me sorprendió cómo Carlos se las había ingeniado para tunear o camuflar el dichoso elemento y ahora ya si era algo que el público reconocía, sin perder la propiedad, de la ya no tan maldita bolsa de cambio.

En esta ocasión, nuevamente me volvió a sorprender cuando vi su conferencia de Magia para niños y al finalizar su exposición, que os aseguro que la vivió con una intensidad y energía, que demostraba su fe en cada palabra que mencionaba, pero como él decía, “es tan sólo mi verdad”, sólo pude decirle: “No sabía que tenía un amigo tan inteligente”.

Y eso es Carlos Adriano para mí. Un amigo y una persona inteligente. Amigo, porque os aseguro que a mis años ya sé quien está dentro de ese pequeño grupo y en cuanto a inteligente, eso lo vais a descubrir vosotros solos al terminar de leer sus verdades.
Andy González

Hablar de Carlos Adriano es muy fácil, sólo hay que pensar en magia y entretenimiento, algo que domina a la perfección este artista capaz de hacernos asombrar y reír al mismo tiempo, sin importar la edad que tengamos.

Este libro está escrito desde la base de su amplia experiencia con público infantil y con el conocimiento exacto de haber encontrado en nosotros, a ese niño que todos llevamos en un rinconcito del corazón…
Mad Martin

La primera vez que vi al gran Carlos Adriano fue actuando en la matiné de un centro cultural de Madrid. Llegué con mi hijo que en ese momento tenía siete años, se apagaron las luces y comenzó la función de magia infantil. Tanto mi hijo, como los hijos e hijas de los papás y mamás que estaban en el local se asombraron, rieron y disfrutaron muchísimo gracias a la excelente calidad de un profesional de la magia infantil como es mi amigo Carlos. Poco después, en una reunión de magos le hice saber lo mucho que me gustó su magia, su interacción con los niños y su estilo actuando.

Me ha pedido Carlos un comentario sobre su estupendo libro de magia infantil. Pues bien, lo encuentro muy recomendable. Pone sobre la mesa su punto de vista filosófico, mágico y vital.

Este libro, en el que su autor ha sabido plasmar de una forma fácil y entretenida toda su experiencia mágica, que es mucha, te dará las pautas precisas para que tú puedas montar tus propias rutinas y mostrarlas de una manera juguetona y divertida ante un público tan exigente y maravilloso como es el de los niños.
Kayto



Hacer buena Magia Infantil es muy difícil, por eso admiro tanto a Carlos Adriano, que la realiza de forma natural, siendo uno de los más destacados artistas de esta especialidad. Considero que si hay alguien que puede hablar por derecho de Magia para niños, es él.

He tenido la satisfacción de poder contar con su Magia en todos los festivales internacionales que organizo y siempre ha conseguido un gran éxito, por eso siempre lo recomiendo.
Paulino Gil

Amigo lector, espero sinceramente que valores el libro que tienes entre tus manos. Que lo leas, y lo comprendas con tus cinco sentidos, porque ha sido desarrollado con esos mismos cinco, más un sexto de cariño, y amor por nuestro arte. Esto es el fruto de la experiencia y del esfuerzo de muchos años, dedicados a la magia infantil. De muchos cumpleaños, diferentes shows e innumerables puestas de bombín.

Carlos Adriano me reprochó, hace algún tiempo, que no era lo suficientemente crítico con él… ¡Es muy difícil ser crítico con alguien a quien se admira tanto! Conozco poca gente en este mundo de la magia a quien me guste tanto escuchar hablar sobre magia, o discernir sobre temas relacionados con nuestro arte. No se me ocurre nadie mejor, ni más apropiado para escribir sobre Magia Infantil que Carlos. Y no sólo porque es un gran currante de la magia, sino porque comprende a la perfección los conceptos artísticos y comerciales de la magia, y los sabe exponer muy bien, en un lenguaje claro y cercano, pero a la vez profundo y grandilocuente.

La mayoría de los que nos dedicamos profesionalmente a la Magia, hemos empezado actuando en cumpleaños infantiles, y me atrevería a decir, que casi ninguno lo hemos hecho con un método acertado. Probablemente hemos ido lanzando juegos y rutinas más o menos clásicas, e intentándolas adaptar a los niños, o a lo que nosotros creíamos, que sería más acertado para ellos.
¡Cómo me hubiera gustado a mí, tener un libro como éste cuando comencé! ¡Cuántas pruebas absurdas me hubiera evitado! ¡Cuántos fracasos menos hubiera tenido!

Te cuento, a modo de anécdota, que hubo una época en la que yo estaba muy agobiado con el público infantil y estaba empezando a quemarme. Paradójicamente, cuanto más trabajaba con niños, menos quería trabajar. Estaba incluso empezando a rechazar actuaciones. Justo en ese momento, mantengo una charla informal con Carlos (de las tantas que tenemos) y con cuatro frases, hizo click, y me cambió completamente la forma de ver la magia infantil. Entendí de una forma clarísima los errores que yo estaba cometiendo y lo fácil que era subsanarlos.

Por difícil que sea de creer (incluso para mí), a partir de ese momento, empecé a disfrutar como loco de los shows infantiles y hoy en día conecto mucho más con los niños, y mi magia gusta mucho más. Ésa será la sensación tuya cuando empieces a poner en práctica las ideas de este libro.

El tiempo me dará la razón. Este libro se convertirá en una referencia, y en material imprescindible para cualquiera que quiera hacer Magia Infantil.

Que lo disfrutes, ¡y lo aproveches!
Christian Miró