PRÓLOGO
Gags para el escenario 4
Aldo Colombini

Prólogo de Luis Piedrahita

¡Aldo Colombini debería estar en la cárcel!

En el humor, como en la guerra, lo más letal son las cosas pequeñitas. Siempre me ha llamado la atención que una cosa tan pequeñita como una bala pueda acabar con algo tan grande como una vida y que algo tan pequeño como seis palabras bien dichas puedan hacer que un teatro entero se venga abajo, se llene de risa y se llene de vida.

Aldo Colombini es un francotirador del humor que tira con balas de vida. Tiene frases, sentencias y chistes, que cuando menos te lo esperas, te los coloca entre ceja y ceja, y te ha dejado fuera de combate.

Balas de risa que van directas al cerebro, al mismo cerebro capital. Material concentrado, potente, sintético y letal que es el resultado de toda una vida de búsqueda, prueba, ensayo y error.

Por eso deberían meter a Aldo en la cárcel. Porque ahora parece que se quiere dedicar al tráfico de armas. Ha reunido todo ese material idóneo para los campos de batalla más cruentos: Presentaciones, galas, convenciones, conferencias... y lo pone en manos del que lo quiera usar.
He aquí buena munición. Chistes demoledores y afilados que le servirán a cualquier persona para salir airosa de situaciones difíciles.

Sólo le pido a Dios que estos libros caigan en buenas manos.