Nuestro sitio utiliza cookies.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.


logotipo libros de magia
logo participá
llave
Magos Reporteros
(entrevistas mágicas)
icono bocadillos gráficos
Alberto de Figueiredo
por Mago Jhoez

Alberto de Figueiredo

Entrevistado por Bienvenidos a todos los lectores, un mes más, a la sección de Entrevistas de la Editorial Páginas, una sección donde conocerás a personajes del mundo mágico, como el de hoy. Hoy, tenemos con nosotros a un “Demente”, pues así se llama su último espectáculo y su último libro, Magia Demente. ¡¡Él se llama Alberto de Figueiredo!! Alberto y Jhoez, un servidor, les desean que disfruten de la entrevista. Hemos querido hacerla tan interesante, que es la primera entrevista que realizo por videoconferencia en Skype, de modo que es mucho más extensa que las otras pues está más cargadas de información y de... fallos técnicos, pues la videoconferencia se cortaba. No me enrollo más, disfruten de la entrevista.

Jhoez:¿Cómo y cuándo empezaste en la Magia?
 
Alberto de Figueiredo: Me sorprende esta pregunta, pero bueno... Yo siempre cuento dos cosas, la primera es cuando me emocionó la magia. Creo que fue con 6 años, cuando vi a un vecino mío, que tenía unos 2 ó 3 años más que yo, que me hizo el típico juego de la moneda que desaparece en el brazo, y recuerdo que esa fue mi primera sensación mágica de decir “no me lo puedo creer, esto que he visto es algo increíble”. Éste fue mi primer contacto con el mundo de la Magia, y éste recuerdo es imborrable. La siguiente es tres años más tarde, que un compañero de clase me hace el mismo juego, le “pillo el truco”, aprendo a hacerlo y me paso durante muchos años haciendo ese juego, y algunos de los juegos típicos, pero yo no pensaba que fuese mago, simplemente que me gustaba, y bueno, la verdad es que los hacía bien y se me daba bien. Y por último, cuando ya sí que me interesé de verdad por la Magia, es cuando veo en televisión al Maestro, a René Lavand, haciendo el “No se puedo hacer más lento” en “Chantatachán”, y tenía unos 18 años, y estaba haciendo selectividad, para hacer arquitectura, aunque no me gustaba, ni me gusta, pero yo me dije: “yo tengo que aprender a hacer eso ya, porque ahora sí que quiero ser mago”. Entonces bajé a la calle, y en una librería que hay cerca de mi casa, en la que sólo tenían dos libros de Magia, estaba el “Lentidigitación de René Lavand” y estaba también el “Erdnase”, y mi amigo se compro éste último, y yo me compré el “Lentidigitación”, y fíjate que dos libros para empezar a aprender magia, es decir, no entendíamos nada, jajaja, pero alguna cosilla sacamos de ahí, y esa fue realmente mi entrada al mundo de la Magia.

J: En la Magia, ¿qué es para ti lo más importante?, ¿y lo más difícil?
 
AF: Lo más difícil es comprar Grandes Ilusiones, porque a ver después donde las guardas, jejeje. Bueno, bromas aparte, para mí lo más importante, yo siempre lo digo, cuando damos caña a algunos magos, porque son muy graciosos, pero luego son torpes técnicamente, e incluso los juegos que hacen están mal construidos, pienso que si triunfan es por ser grandes comunicadores, en mi opinión en cualquier arte escénico, sobre todo si no hay “cuarta pared” es la capacidad de comunicar, igual es un poco duro, y muchos se llevarán las manos a la cabeza, pero para mí lo más importante es la comunicación sobre el escenario, y debajo de él. Y lo más difícil en mi opinión, en este mundo nuestro, es conseguir el equilibrio “perfecto”, es decir, ser gran comunicador, ser gran técnico, ser gran constructor de rutinas de Magia y ponerlo todo junto encima de un escenario. Para mí eso es lo más difícil y creo que es lo que más hay que perseguir.

J: Ilusionarte, MagiComedy, EnClave de Magia, Las cartas sobre La Mesa y Magia Demente. Estos son los nombres de tus espectáculos. ¿Cuál y por qué, es el que más te ha gustado hacer?
 
AF: Es complicado darte una respuesta, porque son como mis hijos, no... Quitando el caso de MagiComedy e Ilusionarte, que en realidad es el mismo espectáculo, sólo que uno está hecho más largo que el otro. A ver, el primer espectáculo que yo hago en teatro es Ilusionarte, que en realidad son mis juegos de toda la vida, que un día decido subirlos a un teatro, y la verdad que no es que sea un espectáculo muy teatral, le pongo los veladores, su ayudante, y hago el billete en el limón, la cuerda, y esas cosas, y ese espectáculo es el que menos me ha gustado siempre porque me parece que es grandilocuente llevar tu espectáculo de pub a un teatro, añadiendo cosas, pero... a ver, no es que esté decepcionado con lo que hice, pero fue mi entrada en el teatro y bueno es un espectáculo muy "normalito", de éste espectáculo surge MagiComedy, que es un espectáculo de maleta, espectáculo normal, y que si que me gusta llevarlo a teatros, porque es el que llevo a taquilla, dura un poco menos que Ilusionarte, no lleva ayudante, lo hago yo todo, y es más honesto, porque no pretendes ser nada. Después, como espectáculos de teatro están EnClave de Magia y Magia Demente, ambos me gustan mucho y les tengo mucho cariño, pero me gusta más EnClave de Magia porque como decía mi abuela “quien bien te quiere, te hará llorar”, frase que me parece un horror, jejeje.... Pero sí tiene una parte de razón, y es la siguiente; yo recuerdo el primer año, que hacía EnClave de Magia, y además, yo cada vez que hago un espectáculo me obligo que todos los juegos sean nuevos, y nunca repita el mismo, entonces imagínate, subirte a un escenario, hacer 13 ó 14 rutinas diferentes que no has hecho en tu vida, así que no te quiero contar cómo te vas a la cama... llorando, y el primer año de EnClave de Magia, fue muy muy muy duro, hasta el punto de yo decir “no quiero hacer más este espectáculo, no me gusta, no lo disfruto”. En definitiva, EnClave de Magia es el que más me gusta, porque es el que tiene más escenografía, tiene algunos de mis juegos favoritos, que sólo puedo hacer en este espectáculo. Es el que más me gusta, por lo que “me he peleado con él”. El más teatral que he montado nunca es Magia Demente, y es el más teatral por el guión del espectáculo, que aunque el guión es para mí siempre una mera excusa para poner magia en el escena, en este caso el guión es más curioso porque hay una especie de pelea con mi antagonista en una pantalla, tiene una parte chula, jeje.

J:Has aparecido en programas como Sorpresa Sorpresa, Buenafuente, Espejo Público... Cuéntanos un poco las experiencias vividas en la televisión como ilusionista.
 
AF: La respuesta general es “no me gusta actuar en televisión”. Me parece que la Magia y la televisión no son muy compatibles, y no se llevan demasiado bien. La experiencia es buena, mi experiencia más larga, evidentemente es Shalakabula, que fueron unos 45 programas... Mi sensación con la tele es que "pierde mucho la Magia", y yo pierdo como comunicador. Quizá sea yo, el que no sabe actuar bien en televisión. Creo que el público a través de la pantalla no disfruta realmente de la Magia, como en directo. Quizá, yo no he entendido bien el hacer Magia en televisión, y no lo disfruto demasiado.

J:A todo mago le encanta recibir premios, y tú ganaste en 1998, el 3º Premio Nacional de Magia en la categoría de Magia de Cerca. Coméntanos tus momentos vividos al recoger este premio.
 
AF:Se nota que aún no me conoces bien, porque has planteado mal la pregunta, jejeje. En primer lugar, no me gusta nada recibir premios en concursos de Magia, y nunca me ha gustado. En aquel concurso, yo estaba empezando en la magia, y me presenté por indicación expresa de Juan Tamariz que me decía “tienes que presentarte a un concurso, sí o sí, porque así te obligas a montar un número, y a desarrollarlo...”, y yo como buen alumno, le hice caso, pero no me llamaba la atención, de hecho, me acuerdo que yo por aquel entonces, y sigo pensando lo mismo, defendía que no puede ser que gane un concurso de Magia, aquel que engaña al mago, osea, yo eso no lo entendía, y que si yo voy y hago una rutina normal, y la hago bien, eso no fuese celebrado. Y entonces, yo me presenté con una rutina que duraba 4 minutos, ni más ni menos, de cubiletes, que no engañaba por ningún lado, simplemente que estaba bien hecha, y para público iba de maravilla, y me presenté, y bueno, gané un premio, pero bueno... gané el 3º Premio, el segundo lo ganó un tipo que no sé quién era, pero que me pareció muy flojo, y aunque se le veían las trampas, era muy gracioso y quedó segundo, y el primero quedó desierto. Estuve de acuerdo, en lo de desierto, pero no que ganase un tipo que era gracioso, que esa no era mi idea de un concurso. Parece que gana el que es más gracioso o el que engaña a un mago, y yo no me tendría que haber llevado ni premio, porque hacía un espectáculo de 4 minutos... En resumen, no me gustan nada los concursos, por “el juego” que tienen.

J: En 1999, comenzaste a formar parte de la Escuela Ana Tamariz, como profesor. Para los que no hemos tenido la oportunidad de estar nunca en ese mágico lugar, explícanos que se vive dentro de esa escuela.
 
AF: Gracias por recordarme esto. Pues fíjate, con 26 añitos. Pues muy bien. Sí, a mí siempre me había gustado al Escuela de Ana Tamariz y por aquel entonces la escuela dio un giro total, porque tenían un solo profesor que era Rafa Píccola y "el vuelco" fue que quisieron pasar de tener un profesor sólo, a tener muchos para que no salieran “Rafitas Píccolas”, o el profesor que estuviese en ese momento. Anteriormente había sido Joaquín Navajas, o también Miguel Gómez, pero siempre habían tenido un único profesor, y yo creo que eso tiene sus virtudes y tiene sus defectos. Entonces la apuesta fue posiblemente por varios profesores, y en base a eso, que cada uno eligiese el que más le gustase, entonces yo comencé a formar parte del elenco de profesores, de hecho por aquel entonces me involucré muchísimo en la escuela, y era uno de los profesores titulares. Supongo que en aquella época yo era el que más clases daba, y es una gran experiencia, ahora voy muy poca a la escuela, pero sigo muy ligado a ella de alguna manera u otra. Y creo que no exagero si digo que la Escuela de Ana Tamariz es la mejor, la más completa que hay en España, muy centrada en la Magia de Cerca, pero también se toca escenario, y está bien. Estoy muy orgulloso de formar parte de la Escuela de Ana Tamariz.

J: Actualmente, Almussafes, Hocus Pocus o el Congreso Nacional de Magia, son algunos de los festivales, congresos, y en definitiva eventos de Magia que se celebran en España, pero hay muchos más. Esto quiere decir, que el número de eventos de Magia actualmente, es muy alto, pero ¿crees que estos fomentan la Magia entre los profanos, o es implemente para los magos?
 
AF: Creo que no hay extremos en esta pregunta. Creo que hay festivales que seguramente fomenten más la Magia entre magos, como pueden ser esas maravillosas Quedadas Mágicas Andaluzas, que organiza Jhoez, la persona que me hace esta entrevista o, por ejemplo, ahora nace un festival nuevo que es el Congreso de Magia de Murcia, también es publicidad, pero hay que hacerla porque es un festival nuevo, y luego hay festivales que están pensados para el público, como es el Festival de Valladolid. También hay festivales que mezclan, el Festival de Vitoria que para mí es el mejor festival que hay anualmente en España, el que tiene más presupuesto y el que "se lo curra" más además, porque los que lo organizan saben mucho de Magia, y.... en el de Vitoria pasan dos cosas hay una parte para magos y hay una parte para público y entonces lo que creo que hacen todos, es fomentar la Magia en general. Unos más para magos, y unos más para profanos, pero creo que son necesarios y son fantásticos.

J: A mediados del siglo XX, conseguir libros y videos de Magia, era muy difícil. Por el contrario, actualmente hay mucha cantidad de información en bibliotecas y sobre todo en internet. ¿Crees que esta cantidad de información, fomenta la Magia, o la destruye?
 
AF: ¡Destruirla jamás! Creo que, por suerte, la Magia es indestructible. Yo he vivido muy de cerca ese cambio, porque claro yo empecé cuando era muy complicado aprender, y ahora es muy fácil, y yo en realidad, complicado lo tenía... Tamariz cuando empezó, que para conseguir un libro de Magia había que ser la bomba. Yo recuerdo haciéndole pedidos a Rafa Benatar, porque él hacía pedidos una vez cada 6 meses, y ahí yo le pedía los libros. Era complicado. Ahora es sumamente fácil. Malo yo creo que nunca será, es más, yo creo que la información siempre es buena. Yo es que todas estas polémicas de “el mago enmascarado” o “la Magia de YouTube”... Mira, al final el que se mete ahí, en YouTube, es porque tiene curiosidad, y la curiosidad no es mala. Puede ocurrir que ese tipo de repente no haga nunca nada más, aprenda algún truco aunque eso tampoco es tan grave, o puede ocurrir que ese señor, se aficione y vaya a prendiendo poco a poco, y dentro de 2 años ese tipo está actuando y dentro de 10 ese tipo ha escrito un libro de Magia. Creo que magos malos hay muchos, no hacen mucho daño a la Magia, y al final lo que hacen es mucho bien. Por ejemplo cuando salió la colección de Juan Tamariz, la gente decía “como puede ser que expliques eso "en un kiosco”, porque tú ibas a un kiosco, y lo comprabas, pues... ¿tú sabes cuántos magos buenos hay ahora mismo gracias a la colección de Juan Tamariz? Vamos, Ricardo Rodríguez es uno de ellos, creo recordar, y me puedo equivocar, pero que Jorge Blass también empezó por esta colección, o sea que... genial. Yo saqué una colección de DVD que se han vendido por toda España y muchos magos me han dicho “joder, es que has sacado unos juegos para público y la gente aprende...”. A ver, los primeros juegos son muy básicos y al final hay una rutina de monedas canguro, y los magos me decía “pero es que has metido unas monedas canguro...”, y yo decía, “ya, pero es que llevas 22 DVD comprados, el señor que va al kiosco todas las semanas, y compra 22 semanas el DVD, tiene interés”. Lo que se hace bien, al final da frutos buenos. Ojo, quiero apuntar, que internet no es la mejor forma de aprender, y eso si que no tiene discusión.

J: ¿Qué esperas conseguir en un futuro de la Magia? ¿Qué te ha aportado hasta ahora?
 
AF: La Magia me ha aportado todo. Me ha aportado una manera de vida. Me ha aportado un día a día. Me ha aportado conocer a muchísima gente. Y me ha aportado llegar a muchísima gente, que eso es fantástico. Luego a aprender a disfrutar y a amar un arte como es el nuestro. ¿Qué espero del futuro con la Magia?... espero exactamente lo mismo. Seguir convirtiéndome en mejor mago día a día, llegar a se mejor mago de lo que soy, que es fácil, jajaja. Y seguir conociendo a mucha gente y seguir trabajando mucho. O sea, yo no intento conseguir actuar en el “Madison Square Garden”, no... Simplemente seguir siendo lo que soy, pero mejorado.

J: Por último, ¿Quieres decirle algo a los lectores de Páginas?
 
AF: Sí, quiero decirles, que odio que me hagan esta pregunta... jajaja.

J: ¿Algo más que añadir?
 
AF: Sí, gracias a todos por llegar hasta aquí, si habéis llegado, leyendo este pedazo de ladrillo que os he metido por entrevista.

En nombre de la Editorial Páginas, Alberto, te damos las gracias por tu amabilidad y te deseamos muchos más éxitos que los que ya has conseguido, y gracias por regalarnos esta entrevista cargada de información y anécdotas
.