PRÓLOGO
Aprende magia en 7 semanas y media
Armando de Miguel

La primera en la frente. Tengo que confesarte algo: un mago no se hace en siete semanas y media. Por supuesto, ser un buen mago te llevará algo más de tiempo, pero la noticia buena es que si sigues los pasos que te indico en este libro y ensayas los juegos de la manera que te explico aquí, no solo subirás en el escalafón y pasarás de ser «el chavalillo que se sabe unosjuegos» a «el mago del grupo», sino que te divertirás enormemente haciéndolos y, además, aprenderás –a la fuerza ahorcan– el arte de la comunicación.

Porque un buen mago tiene que ser, necesariamente, un gran comunicador.

Por otro lado, me gustaría compartir contigo el hecho de que la magia es una disciplina artística, tal y como lo puede ser tocar la guitarra, y tendrás que practicar y aprender algo de técnica en el caso de la magia, y algún que otro acorde, en el caso de la guitarra, para que «la música» suene mínimamente bien en ambos casos, aunque no te plantees dedicarte a ello profesionalmente.

Pero estás de suerte, amigo, –déjame llamarte así– porque este libro te permitirá aprender la técnica con un mínimo esfuerzo gracias a la experiencia acumulada durante años dando clases de magia de todos los niveles y a alumnos de todas las edades.

Este libro te enseñará juegos, muchos juegos, y muy mágicos, pero, a la vez, pondrá unos cimientos muy sólidos para que, si quieres, puedas avanzar y profundizar en el conocimiento de la magia.

También quiero confesarte algo: en realidad, la mayoría de los juegos que se describen en este libro no necesitan de la técnica que explico. Pero están pensados para que puedas aprender la técnica pasito a pasito y, por supuesto, serán mucho más fuertes exponencialmente si dedicas el tiempo y el esfuerzo a aprender la técnica. En cualquier caso, si sigues «emperrado» en no aprender la técnica, también podrás hacer la mayoría de los juegos.

Incluso en este caso, no pierdo la esperanza y confío en que, una vez qu e sepas hacer el juego, te piques y te retes a ti mismo y veas si eres capaz de aprender y hacerlo con técnica.En la mayoría de los casos la técnica la puedes aprender mientras ves la televisión o vas en el metro. De esta manera conseguirás la necesaria destreza, casi sin darte cuenta.