PRÓLOGO
Miguel Gómez: El placer de la magia
escrito por Luis A. Iglesias